Bandera de Cuba
Circulo Logo spanish  

 Nota de Redacción: Delgado Gastón se graduó como miembro de la Promoción IX, 1944-1948. Con estilo festivo, a la vez que elegante, y hacienda gala de una memoria prodigiosa, narra Delgado, con lujo de detalles, los hechos ocurridos durante los cuatro años de su estancia en la Academia Naval de el Marie!. Todo el que tuvo la dicha de estudiar en la academia se identificará con esta lectura que le hará recordar sus propias experiencias.

Nuestros exámenes de ingreso a la Academia Naval se efectuaron durante el periodo de transición, siendo Grau el Presidente electo y Batista en el Poder. Fueron unos exámenes honrados y los que resultamos aprobados pudiéramos vanagloriarnos de ello... Mas injusto seria no mencionar las múltiples presiones de un lado y de otro a favor de determinados aspirantes que tuvo que resistir el aquel entonces Capt. de Corbeta Guillermo Driggs Guerra, Director de la Academia.

Graduado de la Promoción del 33. Driggs formaba paste de ese grupo de oficiales que por sus conocimientos y profesionalismo rápidamente tornaron el control de la Marina de Guerra.

A pesar del golpe de estado del 10 de Marzo, la Marina de Guerra disfrutó de más de dos décadas de progreso en todos los sentidos y un prestigio tan grande que aun los "santos" de la sierra no pudieron.  Tiempo y mucha astucia les tomó el destruirnos, amen de la confabulación de unos pocos la desidia y el desinterés de muchos y el analfabetismo político de todos.

Bigote, como le llamábamos a Driggs, estaba en la flor de su edad cuando ingresamos en la A. Naval.  Alto para el promedio del cubano, in delgado ni grueso, ágil en sus movimientos de innegable porte y figura militar, siempre impecablemente vestido, de ademanes gentiles y correctos.  Aún en su vejez mucho de su garbo conserva... Era nuestro modelo a imitar.  Transcurridos los años tras los vendavales y tormentas sufridas por la Patria, después de merecidos ascensos a Capt. de Fragata y Capt. de Navío, honrando los mandos que le fueron confiados, fue injustamente retirado del servicio activo. Llegó el  nefasto primero de enero de 1959.  Con las sabandijas de los come-vacas de la Sierra Maestra revoleteaban las auras y buitres de todos los tiempos con sus aspiraciones y los cuentos de sus hazañas jamás realizadas. Casi todos disfrutando de pensiones y retiros en el extranjero, algunos procedentes de las prisiones, equivocados otra vez, residentes y reiterantes.  Momentos que vivió nuestra República de sus habitantes esperanzados en que llegaba o llegarían tiempos mejores.

En esos días, en el salón de recibo de la A. Naval, frente a un grupo numeroso y heterogéneo de Oficiales de la Marina, alguien dijo con naturalidad y muy claro: "A mi se me dejó fuera de la Marina injustamente, yo nunca conspiré”. El sub-oficial Abraham me dijo con cierto grado de admiración ¡ha oído Ud. eso!...-Si ese fue mi Director cuando yo" estudié aquí; le respondí con orgullo no disimulado... Si algún día tengo que bautizar la palabra caballero con un nombre propio será Guillermo Driggs Guerra.

El Tte. de Navío Guillermo York Valmaña, fungía como Director de la Escuela de Máquinas. Compañero de promoción de Driggs... Todo lo que tenia de corpulento Andino lo tenía de delgado "Palito"... así le llamaba todo el mundo. Caballeroso, muy persona decente y competente.

"Chea", Norberto Arrechea Ayala, creo ascendió a Tte. de Navío, estando nosotros en  el primer año de estudios... su modo peculiar de hablar entre zezear y jugar con las efes y algo nasal era el blanco de cuanto alumno tuvo tratando de imitarlo. Secretario de la A. Naval y profesor de Matemáticas.   A su aparición personal de generosos hombres y algo entrado en libras, unía su estatura. intelectual y su dedicación a la enseñanza... él mismo decía: lo mío es un sacerdocio.   Era tambien jefe de la Escuela de Náutica. Algunos de sus compañeros le adjudicaban el adjetivo de estar distraído a lo cual respondía -Distraído no chico i abstraído.La promoción que nos siguió le llamaba "El Titán de Bronce".

Al "Zurdo" Felipe Driggs Guerra, hermano del Director, méritos propios le sobraban para ser, además de Ing.. Arquitecto, un gran profesor en la A. Naval. Impartió clases de Álgebra Trigonometría Rectilínea y Dibujo a toda la promoción.   Mientras algo explicaba balanceaba su apuesta figura, con un tabaco, fumando nítidamente en su mano derecha y a tiza en la izquierda. Tanto del papel come del pizarrón brotaban, como por arte de magia, rectas en los ángulos precisos y curvas con gracia, así coma fórmulas y cifras en correcto Reinhart y siguiendo la horizontal y la vertical en todo momento.  Pienso que daba lástima borrar cualquiera de sus clases. No obstante ello, no tenia nada de blando como profesor... De autor anónimo los siguientes versos:

Cuentan del Zurdo, que un día

Tan contento y alegre estaba, 

Que de cien que examinaba

Noventa y seis suspendía.

Habrá, para sí decía

Quien suspenda más que yo?

Y al volver la cara vió

Lo que a nadie sorprendía,

    Que Arrechea suspendía

    Los cuatro que él aprobó.

Con huracanes de proa a popa, ingresando por convocatoria a exámenes de oposición hecha por el presidente Batista, obteniendo nuestro ingreso con el Dr. Grau electo, actuando aún como Presidente en nuestra graduación, su discípulo Dr. Carlos Prío Socarras ya de presidente electo, nuestra promoción tuvo el privilegio y honor de pasar cuatro años de lucha, de alegrías y sinsabores dentro del recinto de la gloriosa Academia Naval del Mariel.  Ni la mas culta, ni la mas científica de las carreras... si la mas bella y hermosa y posiblemente la más codiciada y añorada por la juventud de nuestra Patria en aquellos días ya idos.

El de 2 de Octubre del 1948, en el verde polígono , mudo testigo de nuestros partidos de balompié y de softball, de nuestras incansables clases de infantería, de nuestras competencias deportivas en general... de nuestros plantones, descubriéronse las previas tapadas insignias de Alférez de Fragata en nuestros hombros. Momentos después en el elegante estrado construido aledaño al pórtico posterior del edificio principal, recibiríamos nuestros diplomas de manos del Sr. Presidente de la República en reconocimiento a nuestra labor, y los sables, símbolo del mando con que se nos investía.

Era la última ocasión que estaríamos juntos, reunidos los ya maduros jóvenes de una de las más brillantes promociones de la Academia Naval...¡Modestia a un lado!

Hay muchas cosas materiales e inanimadas que se llegan a querer... se quieren las aulas en que de niños recibimos los primeros conocimientos. Se quieren las casas en que hemos vivido independientemente de haber sido nuestro hogar o no..Se quieren los bancos del parque y el parque mismo que vió nuestros retozos y juegos juveniles. Se quieren los barcos en que hemos navegado y que a veces en nuestra memoria adquieren vida y vuelven a levar anclas. ¿Qué no ocurrirá con nuestra Academia Naval? Centro de enseñanza, casa y hogar, parque de juegos juveniles y bromas estudiantiles. Cuna de nuestra futura y constante profesión.   Mudo testigo de nuestros triunfos y de nuestras frustraciones.  Cuatro años de sueños y esperanzas, de luchas y privaciones, de alegrías y diversiones, circunscritos al perímetro de la Academia. Ese centro docente que con nuestra graduación dejamos y, entre sus paredes quedaron, los cuatro años más interesantes de nuestras vidas.¡Oh!  ¿Qué no diera por volver a pisar sus aulas y acariciar entre mis manos una de sus piedras?   Con el mismo honor o orgullo que ella me inculcó.

Orlando M. Delgado Gastón

Traducciones -Translations

Spanish Flag
    US Flag


Technical Manuals For Information:

inicio de página