Bandera de Cuba
Circulo Logo spanish  

Supervivencia-Rescate y Salvamento

por el Capt. Andrés Vázquez

Introducción

Durante muchos años he entrenado miles de personas en Supervivencia en tierra y en la mar, también en operaciones de rescate, salvamento, evasión y escape (estando en territorio ocupado por el enemigo), de los últimos dos renglones no vamos a hablar, pero muchas de las experiencias aprendidas en los primeros trataré de escribirlas como ayuda a los nuevos marinos que se ven en estas situaciones, muy difíciles por cierto y a las cuales no se les da la importancia que tienen hasta que usted se ve en una situación donde su vida, la de los hombres a su mando y los equipos o buque a su cargo, dependen de las decisiones que usted tome y de cómo usted se preparó para este tipo de contingencias.

Todo el contenido de este escrito es mi opinión personal con la cual usted no tiene que estar de acuerdo y si usa algunos de estos consejos lo hace absolutamente bajo su responsabilidad.

Muchos de nuestros lectores tienen mucha más experiencia que yo en ciertos renglones especialmente cuando hablamos de buques, de la parte financiera, los seguros, litigios, demandas, etc., cualquier comentario adicional que algunos de nuestros lectores desee hacer aquí tiene una tribuna abierta para informar a todos nuestros lectores. Publicaremos esta serie en etapas dependiendo del tema a tratar.

Definiciones Básicas

Para entender y prepararse para estas eventualidades trataré de cubrir ciertos conceptos básicos que en general tienen aplicación en estas situaciones.

En Supervivencia ya sea en tierra o en la mar se ha probado que las personas que sobreviven situaciones extremas son aquellas que tienen el mayor deseo de vivir y en estas situaciones el pensar en un ser querido por ej. los hace sobrevivir donde otros perecen, por lo tanto hay un factor sicológico que se debe de tener en cuenta.

Toda persona a bordo desde el Capitán hasta el último marinero debe de saber nadar, no flotar como exige la OMI por un minuto sino nadar por lo menos 50 metros. Los Japoneses antes requerían de sus oficiales antes de graduarse que nadaran una milla.

En situaciones difíciles su vida dependerá de estar en buenas condiciones físicas y esto quiere decir ser capaz de correr por lo menos una milla o  nadar por lo menos 500 metros en estilo libre.

Cuando usted se retira a dormir en su camarote, coloque siempre sus ropas en el mismo lugar, igual que los zapatos (no se le ocurra salir en una emergencia sin zapatos ya que si hay un incendio a bordo las planchas se poner al rojo vivo), practique vestirse rápidamente y en total obscuridad, tenga su salvavidas a mano y previamente ajustado a su cuerpo, mantenga sus documentos personales y objetos de valor a mano (debido a esto uno de nuestros capitanes recientemente falleció en un naufragio en el Caribe ya que retornó al buque que se estaba hundiendo a recobrar algunos documentos), les recomiendo preparar un kit de supervivencia que incluya alimentos de supervivencia, anzuelos, linterna, productos médicos, cuchillo, etc. y que lo fije al salvavidas que usted va a usar, demás está decir que tiene que saber muy bien cuáles son sus deberes en caso de emergencia y muy importante debe de estar familiarizado con los equipos del buque.

En operaciones de rescate y salvamento la mayoría de los problemas que se presentan es cuando personas que no están entrenados para efectuar dichas operaciones tratan de hacerlo sin tener el entrenamiento adecuado, acuérdense que hay una ley que lo protege contra demandas productos de una mala acción por parte suya en un rescate que se llama la “Ley del Buen Samaritano” que lo protege contra demandas siempre y cuando ustedes no excede sus funciones, esto quiere decir que si usted tiene entrenamiento en primeros auxilios usted no es un doctor y no debe de ir mas allá de sus conocimientos o entrenamientos ya que en esas situaciones la Ley no lo protegerá.

Si la víctima está consiente pregúntele si quiere ayuda, si usted tiene entrenamiento en primeros auxilios se lo informa y solicite su autorización para efectuar cualquier ayuda, esto no se aplica por supuesto si la víctima está en peligro debido a condiciones externas como un incendio.

Recientemente murieron 3 estibadores al Sur de la Florida cuando manipulaban un tanque de gas dentro de la bodega de un buque mercante, este fue el primer error, estos tanques deben de ir sobre cubierta, segundo error fue enviar a los estibadores a entrar a la bodega sin primeramente ventilarla y sin  los equipos de emergencia necesarios, ya que había un escape de gas, estos gases por lo general son mas pesado que el aire y se quedan a ras con la cubierta, no se ven y son inodoros, cuando usted los siente ya es demasiado tarde y por lo general viene un desmayo rápido.  Recuerde si ve un hombre que se desmaya dentro de la bodega antes de ir a ayudarlo usted debe de dar la alarma a fin de buscar la ayuda y los equipos necesarios para efectuar un rescate.

Conceptos Básicos

Victima: Puede ser una persona, un animal o una cosa, un yate, un buque, etc. Un cadáver no es una víctima y no se rescatan, los cadáveres solo se recuperan, esto quiere decir que no se pone en peligro la vida de los rescatadores por recobrar un cadáver. La definición de victima según la ven los rescatadores profesionales es una persona que por su irresponsabilidad, falta de experiencia, o porque está borracho o endrogado, se ha colocado en una situación de peligro y necesita que yo arriesgué mi vida, la de mis hombres, la de mi bote o buque para rescatarlo.

Rescatador es la persona que por lo general ha sido entrenada para efectuar rescates y salvamentos y conoce la técnica y tiene los equipos necesarios para hacerlo.  Es muy importante que sepan que cuando se inicia una operación de rescate el oficial a cargo tiene tres responsabilidades en orden de prioridades que son:


Su tripulación - Su bote de rescate o buque - La victima

Usted como rescatador no debe cambiar un miembro de su tripulación por una víctima y no debe de poner en peligro su embarcación ya que entonces tendremos varias víctimas que rescatar, hay innumerables casos donde los “rescatadores” se convierten en “victimas” complicando grandemente la operación de rescate.

Si usted decide rescatar una embarcación de cualquier tipo debe de saber que en cuanto usted haga firme un cabo a la embarcación victima usted se hace responsable de esa embarcación y de sus tripulantes, por ej. si la embarcación se hunde durante el remolque usted es responsable de los daños y perjuicios provocados, y le informo que remolcar una embarcación con mal tiempo necesita que usted tenga muy claro la técnica para efectuar remolques especialmente durante la noche, por lo tanto el primer punto a verificar es donde usted amarra un cabo por ej. en un yate, los cuales por lo general las cornamusas se ponen casi de adornos, hay uno o cuando mas dos puntos en un yate donde usted debe de fijar el cabo del remolque.

 

Notas sobre las Embarcaciones de Rescate Rápido y Botes Salvavidas.

La composición de los materiales reflectantes es basándose en capas de microesferas de vidrio incrustadas en un plástico transparente con recubrimiento reflectante en su parte posterior.

La situación abordo y los dispositivos para la estiba deben, de ser colocados de forma que permitan a dos tripulantes preparar la embarcación de rescate para el embarco y la puesta a flote en menos de cinco minutos.

Cuando en un bote salvavidas dice que su capacidad es de 150 personas quiere decir que se pueden embarcar 150 personas más la tripulación y esto se debe a que el peso total está limitado por la capacidad de carga de los pescantes. Una vez en el agua se pueden añadir más personas abordo especialmente si la mar lo permite.

Este fue el grave error que se cometió con el naufragio del Titanic donde se pudo haber salvado casi todos los pasajeros si se hubieran embarcado en los botes salvavidas ya estando a flote, ya que el mar estaba tranquilo y permitía esta tipo de operación.

 

Botes o Balsas Salvavidas

A bordo de un bote salvavidas se encuentra botellas de 3 litros de capacidad con agua fresca para casa uno de los tripulantes que el bote pueda llevar, o en acuerdo con las leyes vigentes de supervivencia en el mar, un litro y medio por persona y un equipo de desalinización deben de encontrarse a bordo de cada bote,

Las balsas pueden ser construidas con dos, tres, cuatro y hasta ocho cámaras de flotación, independientes una de otra cada una de ellas con capacidad para soportar el peso de las personas y equipos encontrados en ellas. Las balsas pueden ser sobrepasadas en el doble de su capacidad de carga. Un área de 0.37 metros cuadrados esta destinada para cada uno de los ocupantes asignados en ellas.

En el trópico el piso debe de ser mantenido desinflado para refrescar el interior de la balsa. En climas fríos debe de ser inflado para que sirva como aislante contra el contra el agua del mar.


Tan pronto como todos los ocupantes de la balsa hayan embarcado, el Patrón de la Balsa debe de chequear los zapatos de todos para ver si alguien tiene puestos algún tipo de zapato que pueda dañar la balsa

La balsa debe de tener una Cuerda de Rescate Flotante con un mínimo de 30 metros de largo

Al hacer reparaciones en forma permanente, es necesario que el parche que se use tenga unos 25 mm de sobre medida que el tamaño de la perforación.


Las válvulas de aire, cuando están soltando el gas o aire, emiten un sonido similar a un silbido. No cierre la válvula cuando esté silbando.

Lo mas pronto posible, el Jefe de la Balsa deberá de escribir un reporte indicando las circunstancias en que ocurrieron para abandonar el buque, y llevar una cuenta de la mayor cantidad de persona, que sobrevivieron. A cada uno de los sobrevivientes se le preguntará que medidas tomó al momento de producirse la emergencia y si se vió algún superviviente desaparecer. Si es posible, llevar una relación del tiempo que los supervivientes han estado dentro de la balsa o bote, organizar los turnos de vigilancia, controlar la cantidad de víveres que les corresponde a cada uno, los primeros auxilios dados, condicionase la embarcación y condición de cada uno de los sobrevivientes.

 

Una balsa que no esté usando el Ancla Flotante derivará dos o tres veces mas rápidamente que una balsa con Anclas Flotantes en uso. Un método para mover la balsa salvavidas contra el viento en mar calmado, es lanzar el ancla de capa al agua y rápidamente tirar del cabo hacia la embarcación. Amarre un peso en el Ancla Flotante y tírela hacia el agua lo mas lejos posible y en la dirección deseada, una vez que esta se hunda tire del cabo Repita esta acción las veces que sea necesario.

Evite usar dos EPIRB al mismo tiempo.La parte trasera del Cobertor de la Balsa deberá quedar abierto, para tener una Ruta de Escape en caso que la balsa o el bote se vire. Las Balsas Salvavidas Inflables vienen fabricadas con una luz interior y una luz exterior que poseen celdas que se activan al contacto con el agua de mar. Estas celdas se encuentran debajo de la Línea de Flotación y son activadas al momento que las balsas lanzada al agua y se mojan, funcionando automáticamente a cualquier hora del día.

Si la balsa es lanzada al agua durante las horas del día, es necesario no desperdiciar la vida útil de las celdas. Por lo tanto éstas se pueden desconectar de su bolsillo y guardarlas. Esta operación se realizara evitando enviar al agua a uno de los sobrevivientes, aun que generalmente estas celdas. encuentran a bastante distancia de las Entradas. Cuando las mismas se han recuperado, es importante sacar el agua de su interior y colocarlas en un lugar a la luz del sol para que se sequen.

Las Balsas Salvavidas poseen Varillas Luminosas que son usadas para iluminación el interior de la balsa solamente

Una indicación de la dirección del viento, es necesario, algo que sobresalga, como banderas o tiras de ropa se podrán usar pare indicarle al helicóptero de rescate la dirección del viento.

CONSEJOS ÚTILES PARA SITUACIONES DE EMERGENCIA

Saltar al agua:

- Aflojarse las ropas.

- Si se lleva chaleco salvavidas, tomarlo con las manos hacia abajo y apartarlo de la mandíbula.

- Saltar por la banda de barlovento, pues seguramente la embarcación abatirá más rápidamente de lo que podamos nadar.

- Saltar con los pies hacia delante, las piernas juntas y la boca cerrada. Tratar de taparse la nariz y la boca con una mano y sujetar el salvavidas con la otra.

- Tratar de alejarse de la embarcación lo más rápido que pueda.

- Saltar con toda la ropa puesta.

- Vaciar los bolsillos para evitar pesos extras.

- No sacarse los zapatos , zapatillas , botas o guantes.

- Si fuera posible , cerrar los extremos de las mangas , perneras y cintura , para que el agua se quede adentro produciendo un efecto de traje isotérmico

- Durante los primeros quince minutos las ropas proporcionarán una cierta flexibilidad, luego, cuando se empapen, constituirán un excelente aislante.

- Recordar que las ropas mojadas, en el agua, no pesan más que las secas en tierra.

- Flote, no nade o no ser que sea necesario. El ejercicio incrementa la pérdida de calor y pérdida de energía.

BARLOVENTO: La parte o dirección de donde viene el viento con respecto a una embarcación , objeto o lugar.

"A Barlovento" Sirve para indicar que debe mirarse, irse o que algo viene del lado de la dirección del viento

"Banda de barlovento" La mitad de la embarcación que está más cerca de la dirección en que viene el viento. Por lo tanto no tiene nada que ver con babor y estribor.

"Ganar barlovento" que la embarcación ciñendo mucho, va ganando camino al viento y que, por lo tanto, se afirma en una situación de ventaja.

"Pasar a barlovento de una embarcación" En caso de que dos embarcaciones se crucen o uno adelante a otro, el que pasa más hacia la dirección del viento.

ABATIR: Bajar alguna cosa de una altura. Desarmar o reducir a menor volumen alguna cosa. Inclinar más o menos lo que está vertical o tenderlo horizontalmente. En general, situar algo en posición desventajosa a la que ocupaba antes. Apartarse un barco hacia sotavento del rumbo que debía seguir.

Consideraciones generales

 La experiencia ha demostrado que en muchos de los naufragios se ha perdido gran cantidad de gente, por desconocer la forma de sobrevivir en el mar, durante y después del hundimiento de la embarcación.

 

Son muchas y muy variadas las condiciones en que se puede encontrar la embarcación en el momento del abandono (en aguas frías, cálidas o templadas; con o sin incendio a bordo; de día o de noche; etc.) por ésta razón es muy difícil hacer una análisis de todas las combinaciones posible; pero hay ciertas normas que son aplicables a todas las situaciones de emergencia; la idea es sobrevivir el mayor tiempo posible, hasta que otras embarcaciones puedan cumplimentar el rescate

 

Nunca hay que olvidar que aun en las peores condiciones la fuerza naval más próxima, emprenderá la búsqueda hasta lograr el rescate.

 

De los cientos de vidas perdidas anualmente por desastres en el mar, muchas de ellas son causadas por inadecuada preparación en los métodos de supervivencia.  Algunos mueren debido a descuido o negligencia; otros a causa de su ignorancia; otros porque carecen de una resistencia mínima o renuncian pronto, pero la gran mayoría por no estar preparados para la contingencia.

 

La idea de éstas líneas es proporcionar algunas normas básicas sobre supervivencia

 

Tal lo expresado al comienzo, no se debe abandonar la embarcación hasta que quien esté a cargo así lo ordene.

Sucedido esto, hay que cerciorarse de tener el equipo de seguridad completo: chaleco salvavidas, linterna y pito, éstos elementos sirven para que los náufragos puedan agruparse de noche, facilitando así las tareas de salvamento.  Antes de arrojarse al agua, o embarcarse en el bote o balsa salvavidas, hay algunas cosas importantes que considerar:

 

Tratar de ubicar la dirección y distancia de la costa más próxima.

·                   Ver que el equipo de seguridad se encuentre en condiciones.

·                   Las ropas que vista y las prendas que pueda llevar dependen del clima frío o caliente, o si se ubicará en una balsa o solamente se cuenta con chaleco salvavidas para mantenerse a flote.

·                    

La experiencia de hombres que han participado en abandono de embarcaciones, permite formular la siguiente relación de prendas:

 

Abandono de la embarcación en zonas de clima frío

Vestir abundante ropa interior y medias de lana que mantengan el cuerpo caliente. Saco que proteja busto y brazos. Pasamontañas o gorro de guardia que conserve la cabeza caliente y no deje penetrar agua en los oídos. Guantes.

La ropa si es necesario debe poder sacarse con facilidad.

Antes de abandonar la embarcación, si es posible, beber te o café caliente a fin de evitar los efectos del agua fría. Estimular la circulación por respiración rápida y profunda y por flexión de brazos y piernas, sin extralimitarse.

Supervivencia en aguas frías

La ropa no da protección en el agua fría, meterse en la balsa o bote tan rápido como sea posible. Vigilar que no exista principio de congelación en manos, cara o pies. Tratar de calentar las partes afectadas contra el propio cuerpo o el de un compañero. No restregarlas porque se causará más daño a los tejidos congelados.

Los pies en inmersión sufren hinchazones causadas por pobre circulación y continua exposición a la humedad; para evitarlo, mover piernas y pies durante unos pocos minutos varias veces al día; elevar los pies y calentarlos bajo los brazos de un camarada.

En caso de congelación, recordar que no se debe restregar la parte afectada porque ello daña los tejidos.

Abandono de la embarcación en zonas de clima cálido:
Vestir camisa, pantalón y zapatillas o zapatos livianos. Aunque éstas prendas puedan constituir un impedimento para la libre acción en el agua, tener en cuenta que ellas serán muy útiles para la protección del cuerpo, del sol y del agua salada, cuando se ha de permanecer algunos días en el mar.

 

En el agua:

Los náufragos deben mantenerse reunidos para ayudarse entre ellos y facilitar el salvamento. Si hay balsas o botes, no permitir que éstos se separen, amarrarlos unos con otros ya que es más fácil encontrar un grupo grande de sobrevivientes que dos o tres, separadamente, a la deriva.

Si se cuenta con balsas o botes, los cabos deben estar suficientemente flojos para permitir el agarre fácil.

Si el mar está agitado, respirar como se hace al nadar, inhalando a través de la boca y exhalando por la nariz, mientras la ola pase por encima.

Ahorrar energías sin tratar de nadar. En agua fría, mantenerse chapoteando, moviendo las extremidades a fin de prevenir el entumecimiento, que aparece no más allá del medio minuto de inactividad.

 

Cuidar que no se apodere la somnolencia que, a menudo, suele aparecer entre los quince y cuarenta y cinco minutos, después que se entra en el agua. Si se observa que otros se adormecen, despertarlos bruscamente.

Los escalofríos minan las energías rápidamente, la respiración profunda y movimientos de brazos y piernas los detienen.

Los que no saben nadar, se ponen nerviosos; darles coraje y hablarles tranquila y calmosamente; con pánico se tiene un cincuenta por ciento de probabilidades de sucumbir.

 

Organización de la supervivencia.

Tanto en una embarcación como en un grupo, el hombre de mayor jerarquía debe tomar el comando, aunar los esfuerzos, disponer normas para el racionamiento de agua y víveres y fundamentalmente, mantener elevada la moral del grupo.

En una balsa abierta, a fin de organizar la supervivencia, se debe asegurar todo el equipo en el fondo del plan, para evitar que se pierda. A menos de encontrase en clima cálido, estrujar y secar la ropa y medias lo más pronto posible; mantener los zapatos puestos, salvo casos de entumecimiento; armar un encerado o toldo que defienda del sol; el estar expuesto a sus rayos durante todo el día en una balsa abierta, es demasiado para el hombre común; hay que ponerse inmediatamente a la sombra, el reflejo en el agua es bastante como para quemar la piel.

Hacer un inventario de las provisiones y almacenarlas a salvo inclusive de las olas. Planear el racionamiento de víveres y agua. Nadie debe ingerir alimentos ni beber durante las primeras 24 horas el agua que se beba en éste período es mayormente malgastada en forma de orina; sin embargo en climas fríos, el comer cada dos horas ayuda a conservar el calor.

No excitarse ni apurarse, las cosas deben ser hechas reservando energías y evitando la transpiración.

Estibar el equipo de señalización donde pueda ser alcanzado en casos de apuro.

Agua y alimentos:

La pérdida de agua en el organismo se llama deshidratación. Se produce por transpiración a través de la piel, por orina y por evaporación den la respiración. El efecto de falta de agua en un ser humano o deshidratación, puede llevarlo a la muerte con grandes sufrimientos por la sed.

Un hombre puede soportar, razonablemente, la abstención de agua durante seis días, pero a su vez, sin comida, provisto de agua, puede mantenerse treinta días o más.

Está probado que se puede vivir perfectamente, tomando sólo medio litro de agua por día, subdividido en cuatro raciones. Beber tres cuarto litros o más si se lo necesita pero siempre que se disponga de abundante provisión de agua de lluvia. Por el contrario cuando se cuente sólo con un cuarto de litro diario, usarlo con mucha discreción, prácticamente humedeciéndose los labios.

Cuando el agua potable es escasa, las aves y pescados deben ser consumidos en forma limitada.

Nunca beber agua de mar ni humedecerse los labios con ella, ya que produce náuseas, diarreas, afecta desfavorablemente a algunos individuos y, en grandes cantidades, provoca perturbaciones mentales. No debe mezclarse agua de mar con agua potable para aumentar una reducida provisión de ésta última.

Puede ingerirse el líquido obtenido por el estrujamiento de pescado en una bolsa plástica, en una toalla o masticando la carne, pero solo tragando el jugo, cuyo gusto es parecido al de los mejillones u ostras.

Si los víveres se terminan o directamente si no hay, se deberá conseguir alimentos por medios propios.

La naturaleza ha puesto al alcance en el mar, pájaros, peces, mamíferos marítimos y algas.

Todo esto es comestible y aunque no sean del gusto preferido, para sobrevivir habrá que comerlos, aún crudos.

Todo pájaro marino es buen alimento crudo o cocido, frecuentemente se posan en el bote o alrededor del mismo; su carne, tripas y plumas son también buenas para carnada de anzuelos; cuando las aves se encuentran cerca de un cardumen de peces se excitan mucho y son fáciles de atrapar.

Las algas son comestibles, pero se debe disponer de bastante agua para beber, porque son muy saladas; conviene masticar bien antes de tragarlas.

El pescado es alimento y bebida a la vez, dada la gran cantidad de agua que contiene su carne; puede comerse crudo o cocido.

Todo bote o balsa salvavidas está pertrechado con equipo de pesca reglamentario. Se debe aprender a usarlo.

La carne de pescado cobrado en mar abierto es saludable y nutritiva; ella suplementa y también reemplaza a las raciones de alimentos conservados, mientras se disponga de agua potable.

Cuando se obtiene cerca de la costa hay que tener cuidado con ciertas especies venenosas; sin embargo, éstas pueden ser utilizadas como carnada.

El pescado que se ha secado bien puede permanecer varios días sin echarse a perder. A los grandes, se los limpia y corta en largas lonjas finas, para colgarlos al sol; a los pequeños, de treinta centímetros de largo o menos, después de haberlos limpiado y eliminadas las espinas, deben ser cortados en trozos transversales entes de secarlos al sol. El que no es limpiado se echa a perder en medio día. No comer pescado seco si el agua no es abundante.

Afortunadamente de todos los componentes de la fauna marina, son muy pocos los que pueden causar daño al hombre y de éstos, menos aún, los que suelen sentir particular animadversión hacia él y lo ataquen deliberadamente.

No pescar cuando se avistan aletas de tiburones porque pueden cortar la línea, no arponearlos porque es posible que tumben el bote y no comer su carne porque da mucha sed.

En general los tiburones se alejan golpeando el agua con remos u objetos metálicos, huyen cuando se asustan.

Con referencia a la pesca conviene tener en cuenta los siguientes consejos:

No amarrar la línea a los dedos, pies, manos o embarcación. Un pez grande puede cortar la línea o llevarlo afuera agarrado al nylon.

Nunca se apoye o recueste sobre el costado de la balsa o embarcación cuando se está cobrando un ejemplar, ya que podría darse vuelta con facilidad.

Procurar pescar peces chicos en vez de grandes.

En una balsa inflable cuidar que la navaja o los anzuelos no se claven o hagan un desgarrón a la envuelta.

inicio de página